Escribí a:

Escribí a: al.coll@yahoo.com.ar

sábado

Carpintero bataraz chico

El Carpintero bataraz chico (Picoides mixtus) mide apenas 15 cm de inquieto plumaje negro barrado en blanco y señala su presencia con un sonoro repiqueteo de su pico sobre cualquier rama en que se pose.
Por lo general, primero llega el toc toc de su golpeteo en las ramas antes que su plumaje bataraz que le da nombre.
Tiene una corona oscura estriada de blanco en su cabeza con una pequeña nuca roja que caracteriza al macho. Además se destaca una ceja blancuzca sobre un antifaz oscuro y una línea malar blancuzca.
La espalda y las alas llevan un barrado discontinuo en negro y blanco, el pecho y el vientre, de color blancuzco estriado. La cola en V, bien barrada de negro y blanco, le sirve de apoyo cuando se trepa paralelo a las ramas.
Solitario y muy confiado, prefiere las ramas de árboles y arbustos de mediana altura donde captura insectos o larvas de la madera.
Para armar su nido, a fuerza de picotazos, los carpinteros excavan en una rama un hueco de unos 25 cm de profundidad donde ponen de 4 a 5 huevos blancos y redondos sobre la viruta acumulada. Tanto la construcción del nido como la incubación y la alimentación de los pichones es una tarea conjunta de la pareja.
La hembra se diferencia del macho en que no posee el color rojo en la nuca.
Aunque el número de Carpintero bataraz es bastante escaso, su población es estable y no presenta riesgo en su conservación.