Escribí a:

Escribí a: al.coll@yahoo.com.ar

lunes

Colibrí


Llegamos temprano en la mañana a Cusco con una lluvia que nos había acompañado toda la noche y seguiría fatalmente por varios días, aunque eso todavía no lo sabíamos.

Recién llegados, mientras nosotros desayunábamos, bajo el agua que caía un pertinaz colibrí juntaba néctar en el jardín del hotel.

Poco estuvimos allí y buscando mejores comodidades subimos unas calles por el barrio de San Blas. En el nuevo hotel también encontramos a un trabajador del néctar.




Era un Colibrí Ojivioleta de Vientre Azul (Colibri coruscans), me enteré después. Es un colibrí relativamente grande, de unos 14 cms, de cuerpo ancho y una cola medianamente larga, rectangular y ligeramente orquillada.


En este caso tuve suerte con la ubicación, pero en Perú hay más de cien especies diferentes de picaflores, y entonces la cosa se complica.

En la visita a las ruinas de
Sacsayhuamán me encontré con el siguiente ejemplar al que aún no he podido clasificar. Se parece a un Picaflor cometa, pero le falta más color rojo en su espalda.


En la ciudad de Urubamba, mientras la comitiva almorzaba, me fui hasta unos terrenos baldíos junto al río y allí encontré a estas pequeñas bellezas.